La reunificación familiar es un sueño hecho realidad para muchos inmigrantes que viven en este país. Sin embargo, mientras se preparaba para que su esposa Haymanot y su hija Hasset se unieran a él en los Estados Unidos, Yona, que había emigrado recientemente de Etiopía, se preocupó por quién cuidaría a su hija mientras su esposa aprendía inglés y encontraba trabajo. Buscando una solución, Yona le preguntó a su vecina dónde iban sus hijos al preescolar y ella le contó sobre CentroNía. Después de que Yona visitó nuestro centro, lo colocaron en la lista de espera y cuando llegó su familia, había un lugar disponible para Hasset. Cuando que Hasset llegó, comenzó a aprender, crecer y socializar con su familia de CentroNía, Haymanot pudo asistir a la escuela autónoma Carlos Rosario, aprender inglés y, poco después, encontrar un trabajo.

Mirando hacia atrás, Yona recuerda cómo todos en CentroNía se apresuraron a satisfacer las necesidades únicas de Hasset. También recuerda lo rápido que Hasset ganó confianza y aprendió inglés. Además de proporcionar cuidado infantil asequible y de alta calidad en un entorno multicultural bilingüe, CentroNía trabaja para aliviar el nivel de estrés para los inmigrantes proporcionando asistencia y recursos para facilitar la transición. Yona ha aprovechado muchos de los recursos adicionales de CentroNía, incluyendo los talleres sobre la búsqueda de viviendas, las capacitación para la adquisición de un segundo idioma y el Banco de pañales.

“No tengo palabras para expresar lo agradecido que estoy con CentroNía”, dice Yona. “Llegaron a mi vida cuando más necesitaba apoyo para la transición exitosa de mi hija y esposa a sus vidas en los Estados Unidos. Hicieron todo lo posible para que Hasset se sintiera como en casa ”.

Hoy, Hasset es un estudiante de kindergarten brillante y amable que se ha graduado con éxito de nuestro programa. Ahora, su hermana menor, Yosabeth, es parte de la familia CentroNía. Todas las mañanas, Yosabeth corre para abrazar a sus maestros y amigos. Yona y Haymanot están sorprendidos por lo rápido que está aprendiendo y están emocionados de que su hijo menor Kerawd también asista pronto a CentroNía.

Todo niño merece experiencias educativas de calidad, especialmente en sus primeros años que nutren su desarrollo. Es por eso que CentroNía se compromete a continuar su trabajo y lo necesita a USTED como aliado de nuestra comunidad, garantizando que nuestros niños tengan un espacio seguro y de alta calidad para aprender y crecer.

Los estudios demuestran que el desarrollo temprano de un niño determina la base para el crecimiento, el aprendizaje de conceptos, la memoria, la resolución de problemas y las relaciones con adultos y otros niños. Durante estos años, se producen avances aún más significativos en el desarrollo del lenguaje. Además, los estudios indican que los servicios de educación de la primera infancia generan efectos positivos en la educación de los padres, la participación en la fuerza laboral y los ingresos, lo que hace que la inversión en educación de la primera infancia de alta calidad sea una forma poderosa de crear un ciclo de oportunidad intergeneracional. Yona y su familia son un ejemplo perfecto de este efecto de dos generaciones. Su apoyo asegura que todos y cada uno de los niños en nuestros programas tengan un espacio seguro para aprender y crecer, así como un acceso equitativo a las oportunidades que finalmente los fortalecerán a ellos, a sus familias y a nuestra región.

A medida que el verano llega a su fin y damos la bienvenida a nuestros primeros alumnos a la escuela, los invitamos a unirse a nosotros en su camino hacia la preparación escolar. ¡Usted puede marcar la diferencia para todos nuestros niños y sus familias mientras continúan aprendiendo y creciendo en un ambiente de apoyo!