En CentroNía estamos orgullosos de tener una red sólida de amigos comprometidos con nuestra misión de educar a los niños pequeños y fortalecer a las familias. Una de estas apasionadas voluntarias y grandes aleadas es Michelle. Tras mudarse a Washington desde Missouri, Michelle vino al Distrito en busca de oportunidades profesionales y para vivir en la capital histórica, donde podía explorar museos, experimentar las artes y disfrutar de la vibrante cultura de la capital de nuestra nación. Ya una vez establecida en Washington DC y después de encontrar trabajo como Analista de Políticas para Kaiser Family Foundation, Michelle comenzó a buscar formas de involucrarse más en su comunidad. Después de asistir a una recaudación de fondos, Michelle decidió involucrarse y compartir su tiempo y talento con CentroNía.

Michelle, que es una amante de Zumba, asistió al primer Zumbathon anual de CentroNía en el 2016 y desde entonces se ha ofrecido como voluntaria para varios eventos. Fue una voluntaria esencial para el primer evento  Buen Provecho: Una Probadita de Columbia Heights y es una de las integrantes inaugurales del Comité Asesor de CentroNía. Michelle no solo compartió su tiempo con CentroNía, el año pasado compartió su cumpleaños con CentroNía y, en lugar de aceptar regalos, recaudó más de $400 de sus amigos y familiares para apoyar a los niños y las familias de CentroNía.

Michelle sirviendo como voluntaria en nuestro primer evento Buen Provecho:Una probadita de Columbia Heights.

“I was so inspired and grateful to see the amount of support I received for my birthday fundraiser,” Michelle says. “It’s such an easy and engaging way to give back to your community.”

Michelle has always been passionate about helping communities in need. From 2009 to 2011, she served in the Peace Corps in Paraguay and Dominica where she taught health and worked with community groups on capacity-building projects. When Michelle was introduced to CentroNía’s mission and community, she was reminded of her time in the Peace Corps and she is proud support a community committed to high-quality, bilingual education.

“To me, CentroNía means a force for good, a network of passionate people committed to social justice. I am inspired by the hardworking teachers and staff that ensure children and families thrive,” says Michelle. “Seeing their dedication motivates me to share my experience and raise awareness about the work being done at CentroNía.”