Betelihem es la madre de dos estudiantes pequeños en CentroNía. Como residente de Columbia Heights, ella solía caminar por la acera de CentroNía todos los días y ver a los maestros jugar en el área de recreo afuera con los niños, lo que la llevó a comenzar a investigar sobre CentroNía. Debido a que su esposo era el único que trabajaba, Betelihem decidió solicitar un puesto en el programa educación preescolar de CentroNía para también poder ayudar en el hogar. Sus hijas Adon y Yiddidy, de tres y dos años respectivamente, fueron aceptadas en el programa. En los dos años que han estado con CentroNía, Betelihem y su esposo están muy contentos con el desarrollo que han visto en sus hijas. Para ellos es especialmente satisfactorio ver cómo sus hijas están aprendiendo inglés y español, dos idiomas que creen que son muy importantes en este país.

Betelihem y su esposo vinieron de Etiopía y en su mayoría hablan el idioma amhárico. Cuando se mudaron por primera vez a los Estados Unidos hace cinco años, les resultó difícil aprender el idioma y acostumbrarse a una nueva cultura. Pudieron establecer una comunidad en D.C., pero todavía luchan con la barrera del idioma.

Los estudios demuestran que el desarrollo durante los primeros años de vida de un niño determina las bases para el crecimiento, el aprendizaje conceptual, la memoria, la resolución de problemas y las relaciones con adultos y otros niños. Durante estos años, se producen avances aún más significativos en el desarrollo del lenguaje. Adon y Yiddidy hablan tres idiomas: inglés, español y amárico, y sus padres a menudo se sorprenden de lo mucho que aprendieron en solo dos cortos años.

“Como madre, me siento muy orgullosa de saber que mis hijas tienen un futuro brillante por delante”, expresó Betalihem. “Mi hija mayor tiene sólo 3 años y está aprendiendo tres idiomas al mismo tiempo. El otro día, por ejemplo, la llevé al dentista y me sentí muy orgullosa de verla hablar en español con la recepcionista “.

CentroNía es un gran lugar para que Betelihem y su familia aprendan y crezcan juntos, en una comunidad que abarca todas las culturas.