En nombre de la Junta Directiva de CentroNía y nuestro Equipo Administrativo, consideramos que es importante que la familia CentroNía, las personas que nos apoyan y la comunidad en general, sepan que nos solidarizamos con nuestras familias inmigrantes.

CentroNía fue fundada hace más de 30 años en respuesta a la falta de cuidado infantil de calidad, asequible y accesible para las familias inmigrantes que vienen a nuestra área desde El Salvador y otros países centroamericanos devastados por la guerra u otros problemas.  A lo largo de los años, nos hemos mantenido fieles brindándoles nuestros servicios, los cuales hemos expandido hacia otros inmigrantes del Caribe, África y desde cualquier lugar donde las luchas civiles y políticas han provocado que se establezcan en nuestras comunidades. Y al brindarles nuestro servicio, somos más fuertes y representativos de la antigua promesa de los Estados Unidos de ayudar a todos aquellos necesitados, que igualmente se comprometen a cuidar de sus familias.

Esta es la razón por la cual las recientes declaraciones racistas del presidente Trump son como una estocada en el corazón de nuestro fundamento de justicia social. En CentroNía no hay lugar para las actitudes y las palabras que degradan y disminuyen a nuestra comunidad de inmigrantes. En cambio, continuaremos amando y respetando a nuestros hijos inmigrantes y sus familias. Nuestros maestros y personal, muchos de los cuales son inmigrantes, continuarán recibiendo apoyo, ya que refuerzan el mensaje de que todos los niños son dignos de nuestros mejores esfuerzos en su nombre.

Debemos y haremos todo lo posible para inmunizar a los niños en contra de las palabras horribles, dañinas y falsas de cualquiera que no vea la belleza, la fuerza y el potencial de nuestra población inmigrante, vengan de donde vengan.  Continuaremos acogiendo a nuestros niños y familias inmigrantes en la manta de amor que ha sido el sello distintivo de CentroNía.

CentroNía también está siguiendo y respondiendo atentamente a las políticas, regulaciones y prioridades de financiamiento, ya sean nacionales o locales, que están siendo modificadas o se están considerando para el cambio.  No podemos permitir que el nuevo nivel de racismo y sentimientos antiinmigrantes se filtren y erosionen aún más la red de seguridad social que ha protegido a nuestras familias inmigrantes y trabajadoras de bajos ingresos de la total desesperanza.

Sinceramente,

Myrna Peralta, Presidente & CEO