“Splish, splash!”, Gritan encantados un grupo de pequeños estudiantes de la clase móviles de CentroNía. Mientras los niños juegan, la maestra Gildy recoge un cubo de peces de juguete y los arroja al agua; y cada uno de los curiosos exploradores agarra un pez y lo revive nadando bajo el agua.  La maestra Gildy comienza a cantar una canción sobre el océano y todos los peces que viven allí, mientras levanta la manguera por encima de sus cabezas y los rocía con agua. “Whooosh, Whooosh” dice ella, imitando los sonidos del océano. ¡Todos los niños levantan sus manos y ríen mientras la lluvia cae sobre ellos!

Con el verano en pleno apogeo, muchos de los maestros de CentroNía están incorporando el juego con agua en sus actividades de la clase. Esta lección fue muy especial porque los padres fueron invitados a participar en la diversión con sus hijos para que pudieran ver cuánto aprendizaje puede ocurrir con un poco de agua.

El juego es una parte importante del aprendizaje y, los niños pequeños se emocionan sobre todo por el agua. ¡Porque es muy divertido y fácil, jugar con agua es una oportunidad perfecta para enseñar! Los estudiantes pequeños, no sólo practican sus habilidades motoras finas cuando agarran los objetos y los mueven alrededor como el pequeño pez, sino también aprenden la ciencia fundamental. ¿Qué flota y qué se hunde en el agua? ¿Qué tipo de animales viven en el agua? ¿Cómo se mueven los animales debajo del agua? ¡Jugar con el agua es una adición perfecta a una lección en el océano!

¡Hay tantas oportunidades para aprender durante los viajes de verano a la piscina, a la playa o incluso en la bañera!

Fuente: http://www.earlychildhoodnews.com/earlychildhood/article_view.aspx?ArticleID=374