Hace tres años, Amaury llegó a Estados Unidos para reunirse con su esposa, Janette; su corazón estaba lleno de esperanza de brindarles un futuro mejor a sus dos hijas, Mia y Eliana. Con habilidades limitadas para hablar el idioma inglés, era difícil encontrar un trabajo estable que cubriera los gastos para vivir en Washington, DC. Durante esos primeros meses, Amaury se enfrentó a muchos desafíos que no son únicos para los inmigrantes y sus familias. Amaury se sintió confundido, frustrado y desanimado, incluso dudó si permanecer en Washington, DC con su familia era una opción a largo plazo. En ese momento, la hija mayor de Amaury se matriculó en CentroNía y para mantenerse ocupado él comenzó a ser trabajo voluntario en CentroNía y en el aula de su hija. Lo que Amaury no sabía era que esta decisión cambiaría el curso de su vida … para siempre.

“CentroNía me abrió las puertas y las cosas empezaron a cambiar. Comprendí que en cada nube entra un rayo de luz,” afirma Amaury.

El personal de CentroNía reconoció a Amaury como una persona de gran valor para la comunidad; era confiable, amable, buen compañero de trabajo y estaba ansioso por aprender. El liderazgo de CentroNía contactó a Amaury y le pidió que se uniera al equipo como asistente de maestro de medio tiempo. A Amaury le encantó su nuevo oficio y fue inspirado por los pequeños estudiantes con los que trabajó; él quería entender mejor el crecimiento y desarrollo de los niños de 0 a 5 años de edad, así como trabajar a tiempo completo en el campo de la educación preescolar. Para alcanzar este nuevo objetivo, Amaury se inscribió en el Programa de Capacitación del Asociado de Desarrollo Infantil (CDA) de CentroNía para desarrollar sus habilidades y conocimientos en la educación preescolar, además de obtener las credenciales apropiadas del CDA. El programa de capacitación de CentroNía se basa en un conjunto esencial de habilidades estándares que orientan a los profesionales del cuidado temprano a medida que trabajan para convertirse en maestros calificados de los niños de 0 a 5 años de edad. Obtener su CDA fue un paso decisivo en el avance de su carrera. Después de completar el programa, Amaury fue contratado como asistente de enseñanza a tiempo completo en CentroNía y está certificado para trabajar en centros de educación infantil en Washington, DC.

“CentroNía significa ayuda para las familias latinas como la mía, brinda apoyo a las familias necesitadas, desde que los niños están en pañales hasta oportunidades laborales. Gracias a CentroNía hoy estoy donde estoy. Estoy trabajando en obtener mi educación y puedo ser un ejemplo de que todo es posible y mis hijas pueden lograr todos sus sueños,” dice Amaury.

Como padres, Amaury y Janette, se sienten afortunados de que sus hijas asistan a CentroNía; su hija mayor nació en la República Dominicana y llegó a los Estados Unidos cuando tenía cuatro años. Al principio puede ser intimidante para cualquier estudiante del idioma inglés estar en un aula donde no entiende una palabra.

“Increíblemente mi hija aprendió inglés en tres meses, el ambiente bilingüe que provee CentroNía le ayudó a transitar con facilidad en la escuela primaria. Ahora a los 7 años ella es totalmente bilingüe,” dice Amaury.

En un aula de CentroNía, los alumnos pequeños están completamente inmersos en inglés y español durante todo el día escolar, estableciendo una base sólida para la preparación escolar y el bilingüismo. Su hija mayor Mia se graduó de CentroNía y ahora está en segundo grado y forma parte del programa de horario extraescolar de CentroNía durante el año escolar, los recesos y el verano. Sus dos hijas menores tienen 2 años y 4 meses de edad y ambas están matriculadas en el programa de Educación Preescolar de CentroNía. Para Amaury y Janette, tener un lugar seguro donde sus hijas pueden crecer y aprender en un ambiente muy planificado, les permite trabajar a tiempo completo con la tranquilidad de que sus hijas están recibiendo una educación integral y el espacio para crecer y lograr sus propios sueños.

“En lugar de estar en la casa viendo televisión todo el día, mis hijas están aprendiendo a ser buenas amigas, a comer alimentos sanos, aprender nuevas canciones y juegos en dos idiomas y desarrollar habilidades que les ayudarán a tener éxito e incluso a enamorarse del aprendizaje,” dice Amaury.

Actualmente Amaury asiste a la Escuela Pública Carlos Rosario para mejorar sus habilidades en el idioma inglés. Él planea asistir a la universidad y quiere graduarse en Tecnología de la Información. Él puede verse un día enseñando clases de IT. Amaury agradece que CentroNía le brinde la flexibilidad que necesita para continuar su educación y trabajar a tiempo completo.

“Siempre me han gustado las computadoras y aprendería todo lo que pueda sobre ellas para compartir mis conocimientos con los estudiantes,” dice Amaury.

Con tu apoyo, CentroNía puede continuar nuestro trabajo de proporcionar servicios de educación y apoyo a la niñez a precios asequibles para las familias como la de Amaury. Tu apoyo puede darle a un niño la educación preescolar que le cambie su vida.